La planta de los dioses antiguos, la planta de la vida para los chinos, esa debe de ser la tuya, la mía y la nuestra.

Propiedades de la sábila. Actualmente a la planta de Áloe Vera se le atribuye muchas propiedades como el emoliente, cicatrizante, coagulante, hidratante, antialérgico, desinfectante, antiinflamatorio, astringente, colerético y reguladora de la digestión, y muchas propiedades más. Sin embargo, esto no quiere decir que sea totalmente segura.

Para asegurase que no sea alérgico a esta, consulte a su médico. En caso de estar embarazada o en periodo de lactancia, con problemas del riñón, hígado o vesicular biliar, lo mejor es no consumirla.

La planta de los dioses antiguos, la planta de la vida para los chinos, esa debe de ser la tuya, la mía y la nuestra. Comparte no lo olvides.

Sin embargo con esta misma planta podemos hacer maravillas para la salud.

GEL DE ÁLOE VERA

Hacer gel de aloe vera en casa, es realmente útil y sencillo, el único ingrediente necesario es una planta de aloe vera madura. Es muy útil para aplicar sobre cortes, heridas, quemaduras y cicatrices, además es un ungüento ideal para humectar y refrescar la piel reseca.

Este producto es muy bueno para tratar una serie de males y se pueden fabricar fácilmente. Lo podemos usar para combatir las machas, cortes, quemaduras, arrugas, acné, eccemas, psoriasis, dermatitis, picaduras de insectos, esguinces, artritis, pies y piernas cansadas, piel reseca, después del afeitado, etc.

Para prepararlo, lo primero que necesitaremos es una penca de sábila. Preferiblemente debemos escoger la penca más cercana al suelo y externa del centro. Esta debe rondar los 6 cm de ancho y 40 cm de largo.

Una vez tengamos la penca adecuada, la cortaremos y extraeremos el gel o cristal de aloe vera. Si queremos utilizar el producto de inmediato, simplemente cortamos la penca a la mitad y restregamos en la zona afectada.

Si queremos evitar cualquier tipo de irritación, debemos asegurarnos de eliminar la savia amarillenta por completo. Si queremos utilizarlo en otro momento, podemos pelar la penca, dejarla secar al sol y guardarla en un frasco de cristal. Finalmente, la guardaremos en un lugar fresco donde no le dé la luz del sol directamente. De esta manera, no perderá ninguno de sus nutrientes ni propiedades.

ZUMO DE ALOE VERA

En este caso, debemos tomar la penca de sábila y picarla a lo largo, para luego eliminar la savia amarillenta. Solo nos quedaremos con la pulpa que, posteriormente la licuaremos acompañada de una fruta. Entre las frutas preferidas, siempre deben tener prioridad aquellas ricas en vitamina C. Finalmente añadiremos 1 litro de agua y licuaremos todo muy bien.

Para aprovechar mejor sus vitaminas y minerales, podemos incluir la parte externa en el licuado. Tras haberlo licuado, llevaremos la sustancia a la nevera y la tomaremos antes de cada comida. Esto nos protegerá de los ardores estomacales, problemas digestivos, ulceras, etc.

JABÓN DE SÁBILA

Este jabón es muy bueno para desinfectar heridas, regenerar la piel, hidratarla y suavizarla, tratar eccemas, acné, llagas, psoriasis, y mucho más. Además, es muy fácil de preparar, ya que no necesitaremos preparar sosa caústica.

En primer lugar, necesitaremos 250 gramos de jabón de glicerina neutro y sin colorantes. También necesitaremos gel de aloe vera licuado (10 gramos). El jabón de glicerina lo pondremos al baño de maría en un envase de cristal hasta que se derrita. Acto seguido, apagaremos el fuego y añadiremos el aloe vera removiendo con una cuchara de madera. Finalmente, llenamos los moldes y cuando se haya solidificado, los sacamos del molde.

El método explicado en el párrafo anterior es el método general. Podemos modificarlo para añadir aceites esenciales a nuestro gusto. Algo más que le podemos agregar son 10 gotas de vitamina E, aceite de argán, coco, germen, trigo o almendras. Lo recomendable es ir haciendo el jabón en la medida que lo vayamos necesitando.