COMBATE LA OBESIDAD

En el tema del peso, los límites de normalidad fijados por los profesionales sanitarios y por la sociedad no coinciden.

Mientras que para los primeros los márgenes de lo que es adecuado son más amplios y se basan en la salud, los cánones sociales son mucho más intolerantes. La sociedad toma por bandera las cuestiones estéticas, fijando preferentemente su presión en la mujer. En efecto, nuestro modelo social actual tiene bien definido cual es el tipo de silueta que prefiere esbelta y tendente a la delgadez. Por los motivos que sean vemos con rechazo cualquier acumulación de grasa corporal, valorándose mucho más la masa muscular.

COMBATE LA OBESIDAD

obeso

Es precisamente el actual estilo de vida (poco ejercicio, comida rápida, precocinados…) el  causante de aumento de obesos en los países desarrollados, que están alcanzando cifras preocupantes (también entre los niños), especialmente si se tiene en cuenta la obesidad es un factor de riesgo para otras enfermedades (diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertension, liatiasis biliar…)

IMPORTANCIA DEL EJERCICIO

Seguir una dieta hipocalórica pero variada y equilibrada, es básico a la hora de perder peso. Sin embargo no es el único factor a considerar, y puede combinarse con la práctica de ejercicio regular y moderado. Cada vez se atribuye más importancia a la práctica de una actividad física aeróbica, que no solo alivia las restricciones dietéticas, sino que aumenta el contacto del individuo con su cuerpo y lo moldea.

Gracias al ejercicio físico se disminuye la cantidad de tejido graso y se aumenta el volumen de más muscular, es decir, exactamente la tendencia inversa a lo que ocurre con el paso de los años. Tampoco hay que olvidar que, en el tema del peso, existe una marcada predisposición genética.

En todo caso, es absolutamente rechazable que el peso corporal se convierta en un factor de estigmatización, marginación o culpabilidad.